LigaPro Ecuador

Futbolistas se adaptan a la ‘nueva normalidad’

Ante el visto bueno para el regreso a los entrenamientos desde el 10 de Junio de 2020. 14 han sido lo clubes de Serie A que han retomado las actividades prácticas. Y ya se han evidenciado los estragos por exceso de peso en al menos unos cuantos futbolistas.

Y es que tras 87 días de paralización y prácticas en el gramado de entrenamientos. Los jugadores subieron de peso y lo reflejaron en las pruebas de peso y antropométricas. Esto como el fin de medir la masa corporal y el porcentaje de grasa obtenida durante la pandemia.

A pesar de que los futbolistas estuvieron en prácticas y entrenamientos guiados por vía telemática. El control sobre su alimentación diaria era responsabilidad meramente de cada uno de ellos.

«Tres futbolistas registraron 2 kilos de más por el encierro, Es normal, porque fueron casi 90 días. Empezamos un plan que recuperen el peso y el rendimiento que habíamos logrado hasta antes de la paralización»

Marco Connena, preparador físico de Barcelona SC ante la subida de peso de los jugadores después del confinamiento

El retorno a los entrenamientos, supuso para los médicos y preparadores físicos un reto. Ya que debieron examinar a cada uno de los jugadores para expresar datos exactos sobre posibles lesiones. Además, de una evaluación profundo sobre el peso y la grasa corporal del momento.

Máximo Banguera (der.) encabeza los entrenamientos físicos en Tumbaco. Foto: El Nacional

Harold Rodríguez, preparador físico del Club El Nacional, dio detalles ante las evaluaciones en el equipo militar. Donde se mostró que un grupo de deportistas presentaban altos índices de grasa corporal. De la misma forma, se realizaron varios test para medir fuerza y la respuesta cardiovascular ante una exigencia física.

Los datos arrojados, no fueron para nada positivos, pues la mitad del grupo presentó problemas en el rendimiento físico. Ante ello Rodríguez tuvo que preparar un plan de entrenamientos para sobrellevar y nivelar a todo el grupo.

Por otra parte, equipos como Universidad Católica, Liga de Quito e Independiente del Valle. También llevaron a cabo evaluación minuciosas, con el fin de catalogar un plan general. El cual conlleva a nutricionistas, médicos de las distintas ramas y encargados de la parte física.

Juan Carlos Ángel, preparador físico de Universidad Católica, comentó que tuvieron que realizar un plan de entrenamiento específico para cada jugador. Analizando el espacio de ejercitación dentro de casa,ya sean salas, departamentos, terrazas entre otros. Aunque no todos contaban con espacios amplios para cumplirlas.

«Organizamos cada detalle. Después de cumplir lo que planificamos yo desaparecí durante dos semanas, en las que trabajaron la nutricionistas y el psicólogo»

Juan Carlos Ángel, preparador físico de Universidad Católica ante el retorno a los entrenamientos

También Ángel, señaló que los futbolistas presentaron durante su entrenamiento en casa. Dolencias en tobillos y rodillas, esto debido a la dureza en las áreas donde se ejercitaban.

Ante ello, el primer entrenamiento tuvo como resultado jornadas de baja exigencia física. Siendo, caminatas, ejercicios en colchonetas, flexiones, pesas y contacto ligero y limitado con el balón. Los piques de velocidad e imprimir fuerza en el balón fueron una de las acciones descartadas. Por el riesgo de lesión que pueden ocasionar. De esta forma, ante el segunda semana de trabajo las planificaciones irán aumentando su intensidad.